Telarañas

No me rompo por nadie.

Y no es una amenaza,

sólo intento sonar convincente.

No sé si contigo, conmigo o con mis letras,

para pedirles que vuelvan

y que lo hagan sin dejarme este nido de cuervos en el pecho.

Qué más da.

He aprendido que el amor es un tablero sin ganadores para mí,

porque cada vez que decido jugar

tú escoges desertar esta partida.

Mejor.

Menos muertos, menos desperfectos, menos yo.

Mientras, esta ciudad vuelve a atraparme entre sus garras,

y cada segundo sin más intención que pensar

se dedica a escupirme sin marcar con su saliva mi camino

para que regrese a mí.

Sólo sé que no me rompo por nadie.

Y es una realidad.

Las manecillas que doblo sin remordimiento acaban de recordarme

que llevo tanto tiempo rota que apenas me he dado cuenta

de que me seguía doliendo.

Ahora sólo evito el pánico del tóxico en mis pulmones,

y disfruto de esos golpes que han aprendido a  deslizarse entre mis fragmentos

sin apenas rozarme.

Vivir para respirar, volver a fluir, crecer para madurar.

 

Lo demás se lo dejo al tiempo.

Incluso a sabiendas de sus diez mil puñaladas.

Un comentario en “Telarañas

  1. Y te podrán decir que en el amor ha de haber un vencido, que en el amor debe haber un vencedor. Pero hazme caso, yo estuve alli y sólo vi supervivientes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s