Espejismos del futuro

Miro al horizonte y pienso en el futuro:
a veces no lo veo,
otras se esconde tras diez edificios blancos
y juega a ser destello en sus orillas.
Y me hace temer perderme en él,
como en la vida.
Porque,
sí, mi amor,
me asusta más perderme que perderte
y sé que cuando no me encuentre tampoco tú saldrás a buscarme.
Llevas demasiadas llagas tatuadas en el pecho
y yo demasiadas alas dibujadas en los labios.
Lo que no sé es cómo decirte
que me las cortaría por ti.
No sé cómo decirte
que no olvidaré este momento
de horizontes, cerveza y risas lejanas,
igual que se grabó a fuego en mi memoria
ese instante en que descubrí
que aún podían temblarme hasta las pestañas
con apenas besar(te).
Borra esos miedos
o, al menos, déjalos en mis manos,
que he guardado un territorio libre de banderas y mentiras
por si acaso decides quedarte a vivir en mi vientre.
A ver cómo te lo explico.
Vuelvo a casa,
y no hablo de la ciudad.
Hablo de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s