Gusanos y espejismos

Sé que tienes miedo,

que mi cuerpo descubierto sobre tu cama

te asusta más que los monstruos que se esconden bajo ella.

Yo también cargo con mis propios demonios,

e irónicamente mis pesadillas me hablaban sobre tu luz y no sobre ellos,

hasta que me di cuenta

de que soy capaz de sonreír a otras sonrisas

y que soñar contigo sólo era un intermedio entre vacío y vacío.

Qué extraño sentirse de golpe tan plena.

Y a pesar de esta confesión

también necesito que sepas estas ojeras no tienen fuerza para sostener unas pupilas

que sólo sepan clavarse en ti.

Los gusanos nunca serán mariposas,

sólo son eso,

gusanos,

seres blancos y blandos y retorcidos que me devoran las entrañas

cada vez que me siento perdida y partida y podrida.

Entiendo de cansancio y de morir por dentro y de asistir a mis entierros

cada vez que algo se rompe y yo me rompo;

entiendo de amor y de fuegos y de guerras;

pero no entiendo de ti,

y espero que lo entiendas.

No soy quien fui, y tú tampoco eres quien fuiste

aunque durante cuatro días fuese un planeta girando atraído por el embrujo de tu risa.

Fuimos sólo un espejismo,

porque a ratos todos necesitamos creer en un oasis

para que, si acaso nunca encontramos un vientre en el que dormir,

siempre nos quede la esperanza.

Pero ni siquiera ella es motivo para saltar.

Deja de temer.

Que, si acaso en algún mundo hipotético lo hicieras,

ni me plantearía seguirte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s